martes, mayo 03, 2005

Al fin pude cerrar los ojos, dormí como desde hace mucho no lo hacía ...en paz; tu recuerdo ya no hizo ese boquete en mi, el pensamiento recurrente porfin se alejó, y a kilometros de ti, igual que una bomba, estalló con todo lo que sentia. Debo confesar que estuve confundido, aunque en medio de tanto desconcierto pude librarme del grillete que ataba mi corazón. De su malestar no recuerda nada, todo se fue, todo huyo, todo se escondió; se fue lejos, donde ya no lo puedo ver. Ahora duermo arullado por un aroma nuevo, un aroma tan desconocido como intimidante y prohibido.
El sol brilla una vez más, no más dias grises, todo lo veo desde otro cristal; no tan opaco, no tan ensañado no tan vil. El rostro que se refleja no lo distingo bien, quizá deba abrir bien los ojos, despejar un poco más mis sentidos, aunque un espejismo puede apoderarse de mi y hacerme estallar, si a los más cuerdos les vira la vida, que puedo esperar de mí, que tan solo soy un "Aragonés Errante".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

por fin se cayo la venda que cubria tus ojos.... sólo te pido que nunca olvides los buenos o momentos, por que al final te dejaron algo,ahora ya estas tranquilo y con la disposición de encontrar a esa personita q te haga vibrar con el solo hecho de mirarla, que te lleve más allá de tu realidad q sueñes sin aún estar dormido........ y se que la encontrarás muy pronto! te adoro!
atte: krys

kAbRYttA dijo...

Un terremoto emocional endemoniado, un jaguar que les observa desde la espesura de la selva. Una cinta de seda alrededor de una bomba de relojería a punto de estallar.

Una de esas malas compañías, factoría de melancolía, que no vienen a ver si pueden, sino porque pueden vienen, una indígena alienígena, que solamente bebe justicia poética.
Una contienda contenida y loca, un beso en la boca de la botella de flor de caña -gran reserva-, sobre una mesa repleta de vasos vacíos y limones exprimidos. Una sed de ilusiones infinita, donde nacen y mueren las acciones que brillan, en el tiempo que contempla un mundo hecho a medida, no sólo del que siembra, sino del que es semilla....

¡BUENOS DIAS!